Inseminación artificial abre sus puertas en el año de 1998 y toma como punto de partida principios empresariales éticos y de calidad direccionados hacia un objetivo: el beneficio productivo del cliente.

A través de estos 16 años, Inseminación Artificial se ha consolidado y fortalecido en el mercado,  trabajando siempre con los mejores proveedores de semen a nivel nacional y ofreciendo productos y servicios de calidad, que junto con la experiencia y conocimiento de un excelente equipo de trabajo, le han permitido obtener la confianza y reconocimiento regional.

Inseminación Artificial hoy cuenta con alianzas consolidadas con empresas que manejan altísimos estándares de calidad en cuanto a material seminal, implementos y servicios.